Imprimir

Zapatillas nuevas: comenzar paso a paso

. Publicado en: Indumentaria

El desarrollo de la tecnología al servicio del calzado deportivo ha llegado al punto en el que las zapatillas para correr se amoldan al pie como si fueran un guante. Pero aún así, estrenar zapatillas puede ser casa de molestias, problemas o dificultades.

Cuando las apreciadas compañeras de entrenamiento han cumplido su ciclo y ya no resisten un kilómetro más, la alternativa es buscar un reemplazo que sea tan cómodo como fueron ellas, o mejor si eso fuera posible.
El primer paso es encontrar el modelo más adecuado a la necesidad de cada corredor y a sus propias características como peso, tipo de pisada y ritmo de carrera. Y junto a ese primer paso es fundamental controlar la ansiedad y el apuro por estrenar las zapatillas nuevas.
Comprar, calzar y correr, todo en la misma secuencia puede ser el disparador de ampollas, lastimaduras en la piel, molestias en talones, piernas, rodillas o cintura. Y, consecuentemente, la desilusión con el nuevo calzado.
Es decir, no te pongas las zapatillas recién compradas y salgas a correr como lo hacías con las que venías usando todos los días.
Lo ideal es utilizar las nuevas zapatillas poco a poco. Un par de horas diarias para camina trayectos cortos o desplazarse en el hogar durante cuatro o cinco días. Luego se puede caminar treo o cuatro veces durante media hora o algunos minutos más. De esta manera, el pie se va adaptando al nuevo calzado y la mecánica de marcha también se ajusta a sus características.
Cuando ya han sumado algunas caminatas, las zapatillas nuevas están en condiciones de ir a correr. Primero en algunos trotes suaves, carreras cortas o sesiones livianas de entrenamiento. Y poco a poco ir aumentando la intensidad y la distancia del uso.
Con estas precauciones, el día de la competencia vamos a estar calzando unas zapatillas debutantes en carrera, pero no unas zapatillas nuevas. Vamos a tener un calzado adaptado a nuestra pisada, nuestro ritmo y nuestro peso.
Se trata de evitar riesgos innecesarios durante una carrera. Estrenar zapatillas en una carrera puede arruinar toda la preparación realizada durante mucho tiempo y desperdiciar días y días de entrenamiento. En síntesis: NUNCA ESTRENES ZAPATILLAS EN UNA CARRERA.