Imprimir

Mallas de compresión: utilidad y confort

. Publicado en: Indumentaria


Desde hace varios años los artículos compresivos han sido utilizados por los atletas con problemas de circulación o para recuperar tejidos. Posteriormente este tipo de prendas se empezó a utilizar para tratar las trombosis y para cirugías estéticas. Pero ¿Todo atleta que las utiliza, conoce realmente para qué sirven? Mejoran el rendimiento; ayudan a la prevención; aceleran la recuperación; y son cómodas.

Mejora el rendimiento: Las prendas compresivas mejoran el retorno venoso y, con ello, el aporte de oxígeno a los músculos que se ejercitan y facilitan un incremento en el riego sanguíneo que hacen que la musculatura tarde más en hincharse y desgastarse a lo largo del ejercicio.

El último estudio al respecto llevado a cabo en la Universidad Europea de Madrid en 2011, centrado en medias compresivas, demostró una mejora significativa del FCMáx (menor frecuencia, usándolas), así como una tendencia a alcanzar un menor consumo de oxígeno y una mejora en el tiempo límite de un 13%. Con las medias, los sujetos analizados (12 atletas entrenados) aguantaron 50 segundos más que sin ellas en una prueba que ronda los 6 minutos.

Ayuda a prevenir: Al compactar los músculos implicados, minimizan el impacto y la vibración a la que se ven sometidos a cada zancada. También reducen el movimiento oscilatorio de las fibras. Este tipo de prendas ayuda a prevenir posibles sobrecargas y molestias musculares que a la larga pueden derivar en lesiones y fascitis. Asimismo, en carrera, este aporte de oxígeno y retorno venoso minimiza la aparición de rampas y calambres. E influye en que al finalizar el ejercicio la musculatura no quede tan tensa y agarrotada, como suele ser habitual.
También, estas prendas mantienen constante la temperatura de los músculos. Esta conductividad hace que incluso muchos atletas utilicen estas prendas en invierno como una segunda capa para mantener el calor corporal y en verano como única prenda. Algunos modelos son repelentes a los rayos ultravioletas.

Aceleran la recuperación: La compresión decreciente en reposo hace que la sensación de tener las piernas hinchadas o adoloridas mengüe y, en palabras del Dr. Andy Harrison del English Institute of Sport, “se reduzcan los síntomas relacionados al RMT (resentimiento muscular tardío) 24 horas después de haber corrido”.

Algunos estudios demuestran que con prendas compresivas existe una recuperación más rápida de lactato después de entrenamientos o carreras de esfuerzo intenso: deshinchan la musculatura gracias a esa oxigenación extra que le brindan. Y por lo tanto, evidencian que la compresión funciona a nivel muscular.

¡Son muy cómodas! Son las más ligeras del mercado, están compuestas por tejidos muy suaves y se adaptan a la perfección a cualquier estructura de cuerpo. Actuando como “segunda piel” eliminan las molestias del roce en ingle y axilas. Además, el material que las compone hace que la transpiración se evapore rápidamente.

Fuente: running.es